Hablemos de bebés y de cómo nos hacen suspirar

¡Cosas más ricas! Nada más delicioso que contemplar a un bebé, conocerlo, quererlo y darte cuenta la cantidad de suspiros diarios que te saca con sus pequeñas e inocentes habilidades. Desde los pocos días nos van mostrando parte de su personalidad, nos van regalando sonrisas, muestras de cariño y tantas cosas que no se volverán a repetir.

Por eso hay que aprovechar para mirar, querer y suspirar hasta que no podamos más con:

La sonrisa de un bebé, seguro algo que recordarás toda tu vida. Especialmente las carcajadas o las que vienen acompañada con hipo. Cada vez que mi hija me mira y me larga una sonrisa, yo me derrito a su lado.


Las caras que pone cada vez que le haces cosquillas. ¿Han escuchado esos ataques – mini ataques – de risa que les dan? ¡Son una maravilla!


Esa gracia que hacen que no entiendes cómo la puede hacer tan bien, como chapotear en el agua, agarrar su juguete favorito o un grito que nadie en el mundo puede igualar.


El rollito de las manos, ¿hay algo más tierno que ese rollito en la muñeca de sus manos? Ojo que cuando ya no lo ves… ¡es porque ya es un niño! Tómenle todas las fotos que puedan ahora.


Los rollitos de las piernas, que podemos ver cada vez que los vestimos, bañamos, mudamos de ropa… pegaría una foto de esto en en mi pieza para verlo a cada rato y no olvidarme nunca que un día los rollos fueron parte de mi vida.


Ese rollito detrás del cuello, que cuando doblan la cabeza parece una mini joroba maravillosa posada ahí para quedarse.


La peladita, esa que nos dice que el bebé aún no se mueve mucho, que la cama es su mayor compañía por ahora, al igual que el sueño, y que cada día les irá creciendo el pelo y esa peladita no será más que un recuerdo. ¡Tómenle otra foto a eso también!


Los pies de 3 centímetros. Deberíamos imprimirlos y hacerlos llaveros. Yo andaría con el mío para todos lados.


Las manitos, sobre todo esa primera vez que siendo unas manos enanas, te agarran un dedo y tú te derrites. Un momento único para las mamás y papás.


Esos dedos miniatura, que si nos ponemos a analizar son una perfección.


Las nalguitas, ¿Algo más lindo que las nalguitas? Suavecitas, redonditas, llenas de rollos, una exquisitez de la naturaleza.


La aparición de los primeros dientes, conocidos también como los chocleros. ¡Cuánta belleza!

Qué suerte tenemos de poder vivir este tipo de suspiros, ¿no creen?

 

¡Bienvenidos!

Regístrate y recibe:  

El acceso a todos los contenidos que Huggies y Disney tienen para ti y tu bebé.

La posibilidad de ganar uno de nuestros kits de Baby Shower.

Regístrate

Uso de Cookies

Este sitio web utiliza cookies para ayudarnos a brindarte la mejor experiencia cuando nos visitas.
Conoce nuestra Política de Cookies.

Aceptar

×