5 sensaciones que nunca imaginaste tener cuando te convertiste en mamá

Al tener un bebé sientes nuevas sensaciones que tal vez desconocías de ti misma. Es normal experimentar nuevas situaciones como las que detallamos a continuación:

Esa sensación de poder

Cuando se tiene al hijo en brazos surgen sentimientos que no se sabían existían. El apego que se genera entre la mamá y su bebé es el vínculo más fuerte que tiene el ser humano.
En la mamá afloran virtudes que se desconocían, o que quizás aún no se habían ejercitado lo suficiente, como la paciencia, la empatía y la responsabilidad.
Un hijo también le confiere a la mujer la sensación de poder enfrentar desafíos nunca imaginados. La maternidad modifica la perspectiva de su vida y a la vez; le brinda la posibilidad de querer vivirla con mayor intensidad.

Ese amor indescriptible

Una madre se vuelve enteramente responsable de su hijo y surge un nuevo tipo de amor, incomparable con cualquier otro afecto que se había sentido hasta el momento; es el “dar” sin esperar nada a cambio, simplemente por el deseo de satisfacer y adorar al hijo.
Hay especialistas que sostienen que ser madre fortalece psicológicamente a la mujer en todos los ámbitos de su vida. Es que más allá de la enorme felicidad, un hijo exige una gran responsabilidad.

Esa reserva extra de energía

Una madre es capaz de pasar noches despierta cuidando a su hijo a pesar del cansancio extremo y recuperarse rápidamente cuando él le regala una sonrisa.
Quizás nunca se haya sentido tan exhausta, sin embargo, surge una energía que le permite seguir en movimiento. Aunque deambule cual sonámbula por la casa, todas “las antenas” permanecen encendidas a las demandas de su bebé.

Ese tiempo sin tiempos

Hablarle de horarios a una mamá con un bebé es irracional, porque ¿a qué tiempo se está refiriendo? ¿Serán los del bebé, o el de la mujer convertida en madre?
Por otra parte, hay ciertas actitudes que de acuerdo a cada situación, se modifican. Por ejemplo, una mamá inquieta probablemente sienta la necesidad de compartir cada instante con el bebé con mayor calma, acomodándose a su ritmo.

Esa manera de ver todo positivo

Paciencia y tiempo… De a poco, la nueva madre logra adaptarse, la rutina se vuelve más organizada y los tiempos se acomodan.
La maternidad brinda a la mujer beneficios en distintos aspectos, como el de disfrutar de las pequeñas cosas de la vida y adquirir una óptica más positiva: una salida al parque, una siesta de diez minutos o un acto de fin de curso, aunque el niño permanezca estático aterrado en el escenario.
¡Ser madre te convierte en una mejor persona! ¿Puedes verlo en ti misma?

¡Bienvenidos!

Regístrate y recibe:  

El acceso a todos los contenidos que Huggies y Disney tienen para ti y tu bebé.

La posibilidad de ganar uno de nuestros kits de Baby Shower.

Regístrate

Uso de Cookies

Este sitio web utiliza cookies para ayudarnos a brindarte la mejor experiencia cuando nos visitas.
Conoce nuestra Política de Cookies.

Aceptar

×