5 formas insólitas para hacer dormir a tu bebé

Ya tomó el pecho, hizo provechito, le hiciste esos masajes que te enseñó el pediatra para prevenir los cólicos y hasta cantaste todo el cancionero de cuna que te enseñó la abuela… y aun no se duerme. “

¡¿Qué le pasa a este niño?! ¡¿Es que ya nunca más podré descansar?!” Tranquila, mamá. Este período dura solo un tiempito y, con algunos trucos caseros, se puede volver más llevadero.

No siempre sirve seguir el manual. Algunos recursos fuera de lo común pueden ser perfectos para lograr ese objetivo tan añorado: que tu hijito alcance el sueño para, por fin, poder correr tú también directo a la cama.

1 – Ruidos blancos

Sí, sí: los móviles musicales son adorables, pero para muchos niños son solo un decorado. ¿Probaste con sonidos alternativos? Las mamás más experimentadas aseguran que los llamados “ruidos blancos” pueden salvarte de una noche difícil. ¿Cuáles son estos mágicos sedantes naturales/electrónicos que, a baja intensidad, favorecen la relajación y el sueño del bebé? Están más cerca de lo que crees: el sonido del secador de pelo funcionando, el de la aspiradora de fondo, o hasta el suave y continuo ruido del microondas en marcha. ¡Infalibles!

2 – Rock & Roll, baby

La música infantil es la primera opción de los padres a la hora de consentir a sus bebés. Pero no siempre es la más acertada, si tenemos en cuenta que ellos pronto asociarán esas canciones con el juego, la diversión y la actividad diurna. Muchísimos bebés se sienten más a gusto a la hora de dormir con música que no escuchan con frecuencia. Desde The Beatles, pasando por Bob Marley, ¡hasta Aerosmith! Todo vale. Haz un recorrido por tu playlist hasta encontrar el fetiche inesperado que enamore a tu niño: nos lo agradecerás unas noches después.

3 – Mami siempre está aquí

Hay corrientes que aseguran que todo buen padre debe estar cerca de su bebé, en contacto, pegado a él, para darle seguridad. Pero hay otras que opinan todo lo contrario. ¿Qué hago entonces? Si se trata de encontrar el mejor modo de hacerlo dormir, lo importante es que trasmitas serenidad a tu bebé. Pero para eso, debes primero encontrar la calma tú misma. Si te sientes más a gusto con que se duerma en su cuna y no en brazos, está perfecto: acomódalo allí y, desde afuera, dale una suaves palmaditas en la espalda o bien acaricia su frente lentamente, para que sepa que puede dormir solo, pero que tú estás cerca. Si, por el contrario, te sientes más cómoda haciéndolo dormir pegado a ti, olvida las culpas y hazlo: la clave está en que tu hijo te perciba a gusto y segura con el camino que elegiste.

4 – A bailar

Tradicionalmente, las abuelas hacían dormir a sus bebés en la silla mecedora, o sacudiéndolos lentamente en brazos. ¿No te están funcionando esas técnicas clásicas? ¡Ponles tu propio ritmo! Cuando bailamos, y dejamos el cuerpo libre y suelto, liberamos endorfinas que nos relajan y dan felicidad y bienestar. ¿Cómo crees que se sentirá tu bebé si lo tienes en brazos cuando ese grato proceso ocurra? ¡Calmo y feliz, listo para dormir! Obviamente, no hay que bailar heavy metal como loca por el living, pero unos pasitos de suave cumbia colombiana o al son del último hit de bachata pueden ser más efectivos de lo que piensas para ayudarlo a encontrar el sueño.

5-¡Nada de obstáculos!

Ok. Has probado nuestras técnicas alternativas y han funcionado: llegó la noche y tu bebé ha cerrado sus ojitos y pasado de ser un gremlin gritón a un hermoso angelito plagado de paz. ¡Que nada en el mundo quiebre este frágil equilibrio! Es muy frecuente que los padres consigan que sus niños duerman y, de camino a la cuna, todo ese esfuerzo se venga abajo por errores de principiantes: una luz olvidada que le pega justo en sus delicados párpados y desata de nuevo la tormenta de llanto; o hasta pisar sin querer ese muñeco de Toy Story perdido en el piso de la habitación que, al grito de “Eres mi mejor amigo”, tira por la borda toda nuestra hazaña. Sé astuta: antes de iniciar el proceso de dormir a tu bebé, procura que el ambiente en el que luego descansará sea propicio para que sostenga ese estado de relajación durante toda la noche.

¡Bienvenidos!

Regístrate y recibe:  

El acceso a todos los contenidos que Huggies y Disney tienen para ti y tu bebé.

La posibilidad de ganar uno de nuestros kits de Baby Shower.

Regístrate

Uso de Cookies

Este sitio web utiliza cookies para ayudarnos a brindarte la mejor experiencia cuando nos visitas.
Conoce nuestra Política de Cookies.

Aceptar

×